Fatiga Crónica

Discapacidad por síndrome de fatiga crónica en Chicago

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno complejo que puede ser devastador. Si usted padece este síndrome, experimenta fatiga abrumadora y una serie de otros síntomas. También observará que es muy probable que funcione a un nivel sustancialmente más bajo de actividad de lo que era capaz de hacer antes de enfermarse.

Además de la fatiga, otros síntomas incluyen dolor muscular y mala memoria o concentración mental e insomnio.

Todavía no está claro cuál es la causa del síndrome de fatiga crónica y no existen pruebas que permitan diagnosticarlo. Asimismo, debido a que muchas enfermedades tienen la fatiga entre sus síntomas, los médicos deben procurar descartar otros trastornos, que pueden ser tratables.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han establecido los siguientes criterios para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica.

  1. La persona ha tenido fatiga crónica grave durante seis meses consecutivos o más y la fatiga no se debe a un esfuerzo continuo ni a otros trastornos médicos relacionados con fatiga (estos otros trastornos deben ser descartados por un médico después de que se hayan realizado pruebas diagnósticas).
  2. La fatiga interfiere en forma significativa con el trabajo y las actividades cotidianas.
  3. La persona tiene simultáneamente cuatro o más de los siguientes ocho síntomas:
    • Malestar después de realizar esfuerzo que dura más de 24 horas
    • Sueño no reparador
    • Alteración significativa de la concentración o la memoria de corto plazo
    • Dolor muscular
    • Dolor en las articulaciones sin inflamación o enrojecimiento
    • Dolores de cabeza de un tipo, gravedad o patrón nuevo
    • Nódulos linfáticos dolorosos a la palpación en el cuello o la axila
    • Dolor de garganta frecuente o recurrente

Estos síntomas deben haber persistido o se deben haber repetido durante seis meses consecutivos de enfermedad o más, y no pueden haber aparecido por primera vez antes de la fatiga.

Causas del síndrome de fatiga crónica

No se ha identificado una sola causa del síndrome de fatiga crónica y existe la posibilidad de que este síndrome tenga múltiples factores desencadenantes. Algunas de las posibles causas del síndrome de fatiga crónica podrían ser:

  • Infecciones
  • Trastorno inmunitario
  • Presión sanguínea anormalmente baja que puede causar desmayo (hipotensión mediada neuralmente)
  • Deficiencia nutricional
  • Estrés que activa el eje en el que interactúan el hipotálamo y las glándulas suprarrenales y pituitaria (el eje HPA, por sus siglas en inglés).

Síntomas del síndrome de fatiga crónica

El principal síntoma del síndrome de fatiga crónica es la fatiga grave inexplicable que dura al menos seis meses, que no mejora con el reposo en cama, y que se puede empeorar después de la actividad física o el esfuerzo mental. Las personas que sufren el síndrome de fatiga crónica experimentan fatiga tan fuerte que su capacidad para mantener la actividad se reduce considerablemente. Sin embargo, la fatiga no es el único síntoma, y para algunas personas, la fatiga puede no ser el síntoma que las incomoda más.

Muchos pacientes de síndrome de fatiga crónica pueden experimentar otros síntomas, tales como colon irritable, depresión u otros problemas psicológicos, escalofríos y sudores nocturnos, alteraciones visuales, lagunas mentales, dificultad para mantener la posición erguida, mareos, problemas de equilibrio, desmayos, y alergias o sensibilidad a los alimentos, olores, químicos, medicamentos o ruidos.

Diagnóstico del síndrome de fatiga crónica

Debido a que no hay exámenes de sangre u otra prueba objetiva para diagnosticar el síndrome de fatiga crónica, esto solo puede hacerse después de descartar otras posibles enfermedades. El médico primero tomará una historia médica detallada y luego realizará un examen de salud mental y física completo.

Posteriormente, se pedirán al paciente una serie de pruebas de laboratorio para ayudar a identificar o descartar otras posibles causas de síntomas. Si usted ha tenido una fatiga grave durante seis meses o más, pero no tiene al menos cuatro de los ocho síntomas del síndrome de fatiga crónica (y, por lo tanto, no cumple con los criterios para un diagnóstico de este tipo de síndrome), su médico puede hacer un diagnóstico de fatiga idiopática (fatiga con causa desconocida). La fatiga idiopática se trata de manera similar al síndrome de fatiga crónica.

Su médico debe pensar en un diagnóstico de síndrome de fatiga crónica se cumplen los siguientes criterios:

  1. El paciente tiene una fatiga persistente e inexplicable durante seis meses o más que no se debe a un esfuerzo continuo, que no se alivia sustancialmente con descanso y que ha comenzado recientemente (que no la ha padecido durante toda la vida).
  2. La fatiga interfiere en forma significativa con el trabajo y las actividades cotidianas.
  3. La persona ha tenido cuatro de los siguientes ocho síntomas o más:
    • Malestar después de realizar esfuerzo que dura más de 24 horas
    • Sueño no reparador
    • Alteración significativa de la concentración o la memoria de corto plazo
    • Dolor muscular
    • Dolor en las articulaciones sin inflamación o enrojecimiento
    • Dolor de garganta frecuente o recurrente
    • Nódulos linfáticos dolorosos a la palpación en el cuello o la axila
    • Dolores de cabeza de un tipo, gravedad o patrón nuevo

Tratamiento del síndrome de fatiga crónica

El tratamiento del síndrome de fatiga crónica puede ser tan complejo como la enfermedad misma. No existe cura y no se han desarrollado medicamentos con receta para este síndrome. Por consiguiente, si usted sufre el síndrome de fatiga crónica, debe controlar cuidadosamente su salud e informar a su médico acerca de cualquier cambio.

Su médico debe controlar regularmente su estado y cambiar las estrategias de tratamiento, de ser necesario.

Un enfoque en equipo con la participación de los médicos y los pacientes es clave para el manejo del síndrome de fatiga crónica. Usted se beneficiará si puede trabajar en colaboración con un equipo de médicos y otros profesionales del cuidado de la salud, entre los que se pueden incluir especialistas de rehabilitación, profesionales de salud mental, y fisioterapeutas o cinesioterapeutas. Juntos, pueden crear un programa de tratamiento individualizado que satisfaga mejor sus necesidades en relación con el síndrome de fatiga crónica. Este programa se debe basar en una combinación de terapias que aborden los síntomas, las técnicas de afrontamiento y el manejo de las actividades cotidianas normales.

Si padece síndrome de fatiga crónica y no puede trabajar, puede calificar para recibir los beneficios de Discapacidad del Seguro Social. Comuníquese con Nash Disability Law para obtener ayuda.