Túnel Carpiano

Discapacidad por síndrome de túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es causado por la compresión del nervio medio, el cual se encuentra en el antebrazo. Si padece el síndrome del túnel carpiano, puede tener dolor, debilidad, entumecimiento y parestesia (sensación de hormigueo o ardor, o pinchazos") en los pulgares y los dedos índices y radiales. También puede sentir que las palmas de las manos y los dedos están hinchados, tiene problemas para cerrar el puño, no puede agarrar objetos y no puede detectar las temperaturas con sus manos.

El síndrome del túnel carpiano puede hacer que le resulte difícil usar las manos para actividades cotidianas como abrir una botella, abrir una puerta, cepillarse los dientes, sostener un bolígrafo, recoger cosas, sostener objetos más grandes como ollas y sartenes o las cestas de la ropa sucia. El dolor y el entumecimiento en las manos puede dificultarle dormir en la noche.

Puede hacer que sea muy difícil trabajar, especialmente si tiene un trabajo sedentario en el que dedica muchas horas escribiendo en una computadora. Es posible que tenga que dejar de escribir en la computadora después de apenas unos minutos y tomar muchos recesos para hacer su trabajo. Un carpintero puede tener problemas para sostener la madera o manipular sus herramientas de la manera en que debe hacerlo. A un higienista dental puede resultarle difícil usar sus manos para limpiar los dientes de un paciente.

Si enfrenta dificultades debido al síndrome de túnel carpiano, debe acudir a un médico. Cuando vea a su médico, le preguntará sobre sus antecedentes y le pedirá que le explique cuándo tiene problemas para usar las manos.

Es importante que le explique al médico sus síntomas y que su médico los documente en su historia. El Seguro Social revisará las notas de su médico para ver si usted informó acerca de los síntomas. Debe explicar a su médico en cada consulta el problema que tiene para usar las manos.

Su médico puede darle un diagnóstico clínico del síndrome de túnel carpiano mediante la realización de exámenes en su consultorio. Por ejemplo, para probar la presión en el túnel carpiano, su médico le pedirá que flexione la muñeca en un examen que se llama la prueba de Phalen. Su médico puede hacer en su consultorio un examen que se llama el examen de Tinel. A menudo, su médico le pedirá que se haga una prueba electrodiagnóstica para confirmar su diagnóstico.

No existe una sola prueba que diagnostique con precisión todos los casos de síndrome de túnel carpiano. Los doctores especializados usarán muchos tipos de exámenes diferentes para hacer el diagnóstico. Es mejor ver a un médico que se especialice en tratar a pacientes con este síndrome, a fin de asegurarse de recibir el mejor tratamiento. De esta manera, tendrá suficientes pruebas de que padece el síndrome de túnel carpiano para que el Seguro Social apruebe su caso. Es importante que los exámenes clínicos que su médico realice en su consultorio y el resultado de sus pruebas electrodiagnósticas sean entregados al Seguro Social. Usted debe demostrar que tiene el síndrome de túnel carpiano con resultados de pruebas y exámenes médicos para poder ser considerado para recibir beneficios de discapacidad.

Si el síndrome de túnel carpiano le impide trabajar, llame a Nash Disability Law para obtener ayuda.